La gestión curricular se define como la capacidad para promover la planificación, diseño, evaluación e instalación de aquellos procesos institucionales que resultan los más adecuados para implementarlos en el aula, así como las diversas estrategias que implica, y el monitoreo así como la evaluación de la implementación del currículum.

Su orientación es hacia la formación de los alumnos por medio de las interpretaciones del PEI (proyecto educativo institucional) en el aula. Con lo anterior se busca mejorar de forma permanente la enseñanza en la institución.

De acuerdo a lo anterior, se exige un trabajo basado en la organización en equipo y al menos unos cuantos acuerdos establecidos según el PEI sobre ciertos aspectos que resultan crítico en la enseñanza y el aprendizaje, como son: la articulación de niveles, la evaluación, la jerarquización de contenidos; la elaboración y uso de material didáctico, así como material de apoyo, la formación de los docentes, etc.

Muchos están de acuerdo en la literatura especializada que debe implementarse como base para la gestión curricular, así como también el efecto que ésta tiene en los caminos relacionados a la enseñanza y aprendizaje.

Existen colegios que han logrado buenos estándares de desempeño de acuerdo a la exigencia del mundo actual, y es por ello que han logrado una educación de buena calidad a pesar de las contrariedades como la pobreza.

Es innegable que una correcta gestión curricular juega un rol relevante en el éxito, y es debido a esto que, los procesos involucrados en la mejora educativa deben tener presente este factor, ya que es muy importante para lograr el objetivo principal de la educación.

Actualmente es necesario focalizar las políticas de acuerdo a los resultados de aprendizaje de los estudiantes y los aportes de la teoría educativa, sobretodo de los movimientos de escuelas efectivas y de eficacia escolar; es por ello que se ha tomado conciencia sobre el potencial que tiene el desarrollo de una buena gestión que sea efectivamente descentralizada, así como, el papel fundamental de la dirección en el logro de los objetivos.

Hasta ahora hemos querido decir que se han incrementado las estrategias para potenciar el papel de cada área educativa como principal rector en los procesos de mejora, siendo así, es posible que desde este ámbito, se gestionen con eficacia aquellos procesos que ocurren en el interior de la escuela, especialmente aquellos factores que se dicen guardan relación con la correcta gestión del curriculum.

El desafío

El principal desafío que enfrentan las instituciones, para avanzar a grados más altos de calidad en la educación prestada como servicio, es convertirse en colegios que se autogestionen.

Las decisiones que se toman internamente en los centros institucionales, colaboran con el rumbo según su realidad local y, por otro parte, les permite asumir responsabilidades por los resultados de su gestión.

Es así como resulta importante que la gestión curricular sea la correcta para permitir que los estudiantes gocen de una excelente educación, basada en los resultados que fomentan la constancia, la responsabilidad, el trabajo en equipo, entre otros.